Buscar este blog

martes, 3 de julio de 2018

Los problemas de salud provocados por la contaminación del aire en Europa pueden reducirse a la mitad para 2030 si se toman medidas


Un nuevo informe de la Comisión muestra que el número de muertes prematuras debidas a la contaminación del aire en 2030 puede reducirse en más del 50% si los Estados miembros aplicaran las políticas adecuadas.
 La contaminación atmosférica es un grave problema en la UE, y el reciente comunicado de la Comisión: “La Europa que protege: Aire limpio para todos” recordó a los Estados miembros la necesidad de emprender acciones urgentes. Por ello la CE ha aprobado su primer Pronóstico sobre el Aire Limpio, informe que examina el panorama para el aire en Europa desde ahora al 2030 y cómo se ve afectado por la implementación de la nueva Directiva sobre Límites Nacionales de Emisión (LNE), que impone límites más estrictos sobre los cinco principales contaminantes del aire.
Este análisis analiza el efecto conjunto de las nuevas medidas europeas puestas en marcha desde 2014 para reducir las emisiones de contaminantes atmosféricos por distintas fuentes (p. ej. Plantas de combustión media, máquinas móviles no de carretera o aparatos que consumen combustible) y medidas introducidas como parte de la Unión de la Energía. Demuestra que los compromisos para reducir las emisiones de contaminantes atmosféricos establecidos para 2030 bajo la nueva Directiva LNE pueden conseguirse de manera económica y con mayores beneficios para la salud gracias a los efectos de las medidas que combaten múltiples contaminantes al mismo tiempo.
Como resultado, la población expuesta a concentraciones de partículas en suspensión PM 2,5 mayores a las recomendadas por la OMS deben descender de un 88%  en 2005 a un 13% en 2030, y en la mayoría de esos lugares el exceso será lo suficientemente pequeño como para ser atendido por medidas locales. Sin embargo, este no es el caso para el impacto en los ecosistemas causado por las actividades agrícolas: ninguna de las medidas adoptadas desde 2014 para reducir la contaminación aborda las emisiones de amoníaco de la agricultura y las medidas llevadas a cabo en otros contaminantes no traen beneficios significativos en este caso.
La Comisión está redoblando la cooperación con los Estados miembros para ayudarles a cumplir la política y la legislación europea sobre aire limpio. Se están apoyando económicamente las medidas de control de contaminación atmosférica y se han abierto diálogos para compartir soluciones para la mejor implementación de legislación sobre el aire, aunque se necesitan más esfuerzos por parte de los Estados miembros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario