Buscar este blog

jueves, 5 de julio de 2018

La UE amenaza a Trump con aranceles sobre 50.000 millones


Guerra comercial sin cuartel. La UE ha advertido a EE UU que la imposición de aranceles en el sector del automóvil esgrimidas por D. Trump desencadenará una secuencia de represalias de proporción descomunal.

Bruselas calcula que el castigo europeo afectaría a exportaciones estadounidenses por valor de unos 50.000 millones de euros. Y a escala global, si otros socios comerciales también se defienden, el golpe a EE UU se elevaría a 250.000 millones de euros. La amenaza aparece en las alegaciones presentadas por la UE en la investigación abierta por el Departamento de Comercio de EE UU sobre la presunta amenaza que la importación de automóviles supone para la seguridad del país. Washington ya esgrimió ese argumento para imponer aranceles del 25% a las importaciones de acero y del 10% a las de aluminio. Esos aranceles ya han provocado las primeras represalias de la UE por valor de 2.800 millones de euros, de un castigo total que podría elevarse a casi 7.000 millones.

La UE calcula que el impacto de la guerra del automóvil será, como mínimo, seis veces mayor que la del acero, y causará graves distorsiones en el comercio mundial sin redundar ningún beneficio para EE UU ni para su balanza comercial. La UE argumenta que la industria del automóvil no supone ninguna amenaza para la seguridad de EE UU, sino todo lo contrario. Las empresas europeas fabrican 2,9 millones de automóviles en suelo estadounidense y contribuyen a la generación de 120.000 puestos de trabajo directos y 420.000 indirectos.

Por su parte, el Gobierno ruso ha denunciado también a EEUU ante la OMC por la imposición de aranceles del 10% y del 25% a las importaciones de algunos productos de aluminio y acero, respectivamente; sigue así los pasos de la UE, Canadá, México, China, la India y Noruega, que también han denunciado a EEUU ante la OMC.  

En cuanto al déficit comercial del que habla Trump, Bruselas subraya que el 60% de los coches europeos fabricados en EE UU se exportan a países terceros, por lo que su contribución a la balanza comercial es positiva. 

"El aumento de las importaciones de coches europeos es una consecuencia del aumento de la demanda, que no podía cubrirse con la producción nacional”, dice la UE. La UE grava con un 10% los coches procedentes de EE UU, que solo fija un arancel del 2,5% en sentido contrario. La UE exporta automóviles por valor de 37.400 millones de euros al año, e importa 6.200 millones.
Las medidas que podría tomar la UE para responder a Trump se aplicarían sobre importaciones por 250.000 millones de euros, el 19% del total de las exportaciones estadounidenses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario