Buscar este blog

martes, 12 de junio de 2018

La UE no se pliega ante las amenazas comerciales de Trump


La UE apoyará al resto de países del G7 en su lucha contra EE UU por la guerra de los aranceles. La gota que colmó el vaso europeo se produjo en la reunión del G7 de este fin de semana. Los mandatarios habían consensuado un comunicado, en el que se defendía el libre comercio y la supresión de aranceles, en mitad de la guerra comercial que ha desatado EE UU con la imposición de recargos a las exportaciones de acero y aluminio de la UE, Canadá o México.

Aunque inicialmente el presidente de EE UU, Donald Trump, había respaldado ese comunicado, posteriormente se desmarcó por las críticas del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, a los aranceles estadounidenses. 'Somos la hucha de la que todo el mundo roba', apuntó en su despedida, en la que amenazó con romper relaciones comerciales con el resto de socios del G7.

Las amenazas de EE UU no han hecho moverse ni un centímetro a los países europeos. 'La UE se atiene al comunicado y tomaremos las acciones necesarias a nuestro nivel para alcanzar y promover sus objetivos', ha indicado el portavoz comunitario M. Schinas. En las horas posteriores al desencuentro, los máximos mandatarios de Francia, Italia y Alemania ya habían mandado mensajes inequívocos contra el proteccionismo. Ayer le tocó el turno a la Comisión Europea. 'La UE se compromete a seguir defendiendo las normas internacionales basadas en el sistema multilateral.

Europa siempre estará conducida por los valores compartidos de la libertad, democracia y respeto de los derechos humanos y continuaremos estando en el corazón de la agenda global promoviendo crecimiento, empleo, un comercio libre y justo', precisó Schinas.

El Colegio de Comisarios de la Unión Europea abordará los resultados de esta cumbre en su reunión, que tendrá lugar hoy en Estrasburgo con ocasión del pleno mensual del Parlamento Europeo. La respuesta comunitaria será doble: impulsará un mensaje de defensa del libre comercio y, por otro lado, dará una respuesta proporcional a los aranceles que le imponga EE UU a las ventas de acero y aluminio, cuyo coste alcanza los 6.800 millones de euros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario