Buscar este blog

martes, 13 de marzo de 2018

LA POLÍTICA AGRARIA QUE VENDRÁ


Resulta necesario dar cuenta del contenido y reacciones que ha provocado la Comunicación de la Comisión Europea "El futuro de la alimentación y de la agricultura - en pos de una política agrícola común flexible, equitativa y sostenible", publicada el pasado noviembre, como primer esbozo de lo que será la PAC tras 2020. Las propuestas legislativas para concretar los objetivos bosquejados en la Comunicación las presentará la CE antes del verano, una vez conocida en mayo la propuesta del Marco Financiero Plurianual 2020-2027, que encuadra cómo se financiarán todas las políticas comunitarias.

El panorama mundial difiere del de reformas anteriores, pues ahora existe un clima de proteccionismo comercial por parte de EEUU y otras potencias agrarias, la UE tiene nuevas prioridades políticas (defensa, lucha antiterrorista y gestión emigratoria) y hay abierto un escenario de volatilidad de los mercados y precios a la baja en muchos productos agrarios.

Su apuesta por la simplificación y la flexibilidad contribuirá a que la PAC "preste un verdadero apoyo a los agricultores, lidere el desarrollo sostenible de la agricultura de la UE" y "conserve su eficacia en el futuro". Veremos si esa búsqueda de simplificación esta vez va de verdad, pues los intentos hasta ahora no han sido exitosos. Los agricultores/ganaderos lamentan su complejidad y pesadez burocrática.

Respecto a la flexibilidad, "la iniciativa emblemática", se prevé dotar a los Estados miembros (EEMM) de mayores responsabilidades al decidir "cómo y dónde se invierte la financiación PAC". El nuevo modelo de ejecución propuesto por la CE recalca esta subsidiariedad; los EEMM tendrán que elaborar planes estratégicos PAC, con las medidas previstas dentro del primer (ayudas directas y medidas de mercado) y segundo pilar (desarrollo rural), pues ambos se mantienen. Para el Comisario, se aspira a garantizar que la PAC haga posible alcanzar objetivos nuevos y emergentes; cita expresamente impulsar un sector agrario inteligente y resiliente, fortalecer la protección medioambiental y la acción contra el cambio climático, y robustecer el tejido socioeconómico de las áreas rurales.
No se cuestiona el sistema de ayudas a las rentas mediante pagos directos, también mantenido. Pero se reconoce estar a merced del resultado de la discusión sobre las finanzas de la UE en la propuesta del próximo MFP 2020/27, con el consiguiente problema planteado por el "brexit" y su reflejo en el Presupuesto PAC. El comisario reitera que el "brexit" tendrá "un gran impacto" (habrá 12.000-14.000 millones de euros menos en las arcas comunitarias).

Sería ideal que hubiera financiación para inmigración, defensa y antiterrorismo, pero con nuevos recursos, no por recortes de la PAC. Incrementar recursos hasta alcanzar los topes normativos siempre ha planteado problemas. Ya se habla de incrementar la aportación de cada EM una o dos décimas en porcentaje de su PIB. De acuerdo con el nuevo enfoque, primero se fijarán las medidas concretas dirigidas a conseguir los objetivos acordados para toda la UE. Después, cada EM elaborará su plan estratégico PAC, que tendrá que aprobar la CE, en el que materializará cómo prevé alcanzar sus objetivos. Se concederá mayor atención al seguimiento del progreso realizado y a garantizar una financiación conducente a resultados concretos, en lugar de centrarse, como ahora, en el cumplimiento.

En la Comunicación se hace hincapié en que cambio climático y presiones sobre los recursos naturales van a seguir incidiendo en la agricultura y la producción alimentaria. Consiguientemente, la nueva PAC deberá estar más comprometida en utilizar eficientemente esos recursos, proteger el medio ambiente y actuar contra el cambio climático. También se insiste en fomentar la utilización de nuevas tecnologías para apoyar a los agricultores en su quehacer y proporcionar al mercado más transparencia y seguridad, animar todo lo posible a jóvenes hacia la actividad agraria, responder a las inquietudes de los ciudadanos respecto de la producción sostenible, establecer una concertación entre políticas comunitarias acorde con su dimensión mundial (especialmente en comercio, migración y desarrollo sostenible) y crear una plataforma comunitaria sobre gestión de riesgos (ayudas a productores frente a azares climáticos y volatilidad de mercados).

No hay comentarios:

Publicar un comentario