Buscar este blog

lunes, 26 de febrero de 2018

El Parlamento Europeo debate la ampliación del espacio europeo sin fronteras interiores Schengen



El pasado 20 de febrero, la comisión de Libertades Civiles del Parlamento Europeo celebró una audiencia sobre el futuro del espacio Schengen. Estados miembros de la UE como Bulgaria o Rumanía esperan sumarse.
La libre circulación de personas, surgida del Tratado de Maastricht de 1992, reconoce el derecho que tienen los ciudadanos a circular y residir libremente dentro de la Unión Europea. Se materializó en la práctica con la supresión gradual de las fronteras interiores, a partir del establecimiento del espacio Schengen en 1995.

Viajar sin mostrar el pasaporte, vivir, trabajar, estudiar e incluso retirarse en cualquiera de los países que forman el espacio sin fronteras interiores de Schengen es, sin duda, uno de los principales logros de la integración comunitaria.

Actualmente 26 países participan plenamente en el sistema Schengen: 22 Estados miembros de la Unión Europea más Noruega, Islandia, Suiza y Liechtenstein (en régimen de países asociados). Irlanda y el Reino Unido no forman parte, pero pueden optar por aplicar algunas disposiciones del acuerdo. Por su parte, Bulgaria, Rumanía han de integrar en Schengen, aunque existen retrasos por diversos motivos. A pesar de que el Parlamento Europeo avaló su entrada en junio de 2011, los gobiernos nacionales no han alcanzado aún la unanimidad necesaria en el Consejo de la UE. El proceso relativo a la entrada de Croacia está en curso, mientras que Chipre tiene una excepción temporal para unirse al área de Schengen.

La crisis migratoria y el aumento de la amenaza terrorista desde 2015 condujo a una en algunos puntos del espacio Schengen, una medida excepcional prevista para situaciones en las que se considere que está en riesgo la seguridad pública o el orden interno.


No hay comentarios:

Publicar un comentario