Buscar este blog

jueves, 14 de diciembre de 2017

LA OPOSICIÓN A MADURO, PREMIO SÁJAROV

El Parlamento Europeo ha concedido este jueves el premio Sájarov a la libertad de conciencia a la oposición democrática de Venezuela. Los otros finalistas eran la activista indígena guatemalteca Aura Lolita Chávez Ixcaquic, defensora del medioambiente y los derechos humanos, y el periodista sueco-eritreo Dawit Isaak, encarcelado desde 2001 por publicar informaciones favorables a la apertura democrática en el país africano.
El galardón, que anunció el presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani, en Estrasburgo, es el máximo reconocimiento que otorgan las instituciones comunitarias a personas que se hayan distinguido por su defensa de los derechos humanos. Está dotado con 50.000 euros, pero sobre todo supone un potente altavoz para dar resonancia global a situaciones de injusticia.
El premio Sájarov personifica el movimiento por las libertades democráticas en Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional, y en todos los presos políticos, entre los que cita en su representación a siete dirigentes actualmente en prisión o bajo arresto domiciliario: Leopoldo López, Antonio Ledezma, Daniel Ceballos, Yon Goicoechea, Lorent Saleh, Alfredo Ramos y Andrea González. 
La designación de la oposición venezolana fue promovida, como en ediciones pasadas, por el Partido Popular Europeo y el grupo liberal ALDE. Con su elección, la Eurocámara lanza un nuevo mensaje al Gobierno venezolano. "Queremos hacer un llamamiento para una transición pacífica hacia la democracia y la apertura de un corredor humanitario para aliviar el sufrimiento", ha dicho el presidente Tajani. "No solo premiamos a la oposición democrática, homenajeamos a todo el pueblo venezolano. A los encarcelados injustamente solo por haber expresado su opinión, a los que luchan por sobrevivir en un régimen autoritario", ha añadido.
El Parlamento Europeo ha sido la más contundente de las instituciones comunitarias a la hora de manifestar su apoyo a las reivindicaciones de los opositores. Este verano criticó con vehemencia la deriva autoritaria del Gobierno de Nicolás Maduro y desde un primer momento anunció que no reconocería la Asamblea Constituyente, el órgano con el que ha suplantado a la Asamblea Nacional controlada por la oposición. La presión comunitaria ante el déficit democrático en Venezuela ha ido en aumento en las últimas semanas, y las sanciones de Bruselas contra cargos políticos y militares vinculados con la represión se espera que lleguen en las próximas semanas.

Esta era la segunda vez que la oposición venezolana se convertía en finalista. La anterior fue hace dos años, cuando el bloguero saudí Raif Badawi fue el elegido. Lejos de ser un mero instrumento de homenaje simbólico, la condecoración es una suerte de activismo hecho desde las instituciones que trata de impulsar una causa. En lo que va de siglo, otras tres candidaturas latinoamericanas han recibido el premio Sájarov, todas ellas cubanas: los disidentes Oswaldo Payá y Guillermo Fariñas lo recibieron en 2002 y 2010 respectivamente, mientras que en 2005 fue a parar a las Damas de Blanco, colectivo formado por madres y esposas de dirigentes cubanos encarcelados por el régimen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario