Buscar este blog

viernes, 18 de agosto de 2017

Los países de la UE gastan más en seguridad que en sus Ejércitos


Los Veintiocho dedicaron al orden público en 2015 un 1,8% del PIB conjunto

Son tiempos de dialéctica prebélica aderezada de furia y fuego. De tensos intercambios entre Donald Trump y Kim Jong-un. De fortalecimiento de la OTAN y ensayos balísticos por parte de Corea del Norte o Estados Unidos. Pero aun con el fantasma de la amenaza exterior azuzando los temores globales, son los enemigos internos los que copan gran parte del gasto de los Estados en forma de policía, tribunales de justicia, prisiones o bomberos. Así lo indican los datos publicados ayer por Eurostat, la agencia estadística europea. Las cifras, correspondientes a 2015, cuando EE UU aún no había endurecido el tono para que Europa aumentara su contribución a la Alianza Atlántica y el yihadismo aún no había golpeado con virulencia ciudades como Bruselas, señalan que mientras el gasto en seguridad de los países de la UE fue del 1,8% del PIB, el de defensa se quedó en el 1,4%.

La inversión europea en combatir la delincuencia, rehabilitar a los presos o luchar contra el fuego requirió de un nutrido entramado de fuerzas de seguridad, cárceles o equipos antiincendios que supuso ese año más de 258.000 millones de euros a las arcas públicas de los socios comunitarios. Bulgaria fue el país que más gastó con relación al tamaño de su economía, un 2,8%, y Dinamarca y Luxemburgo los que menos, con un 1%. España aparece por encima de la media comunitaria, en la posición número 11, con un 2% de su PIB dedicado a mantener el orden público, esto es, 21.818 millones de euros. En todos los casos, los gastos de mantener los servicios policiales son los más cuantiosos: suman más de la mitad del total de ese dinero.

En términos absolutos, son los países más poblados de la UE los que realizaron un mayor esfuerzo económico en mantener el engranaje de seguridad, aunque no en riguroso orden. Entre ellos destaca Reino Unido por encima de la más poblada Alemania. El país británico es el segundo de la UE que más dinero dedica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario