Buscar este blog

jueves, 6 de julio de 2017

La UE acelera las negociaciones de libre comercio con Japón

Mientras la nueva Administración norteamericana intenta dar forma a los vientos proteccionistas que ha traído consigo el presidente Donald Trump, la Unión Europea ha optado por acelerar en dirección opuesta y abrir una red de tratados de libre comercio aprovechando el repliegue de EE.UU. Representantes de Japón y la Unión Europea han iniciado
en Tokio una nueva ronda de reuniones con la idea de dar los últimos toques al acuerdo de libre comercio, que será el más importante después del que se ha firmado con Canadá. Y no es el único que se está negociando en estos momentos. El que desde hace años se intenta cerrar con Mercosur puede ser el más favorecido por el cambio del entorno político mundial.

La comisaria europea de Comercio, la sueca Cecilia Malmstrom, dirige personalmente esta ronda de negociaciones en la capital japonesa junto al ministro de Asuntos Exteriores y máximo responsable de las negociaciones por parte de Tokio, Fumio Kishida. También ha viajado a Japón el comisario europeo de Agricultura, Phil Hogan, quien se reunirá con su homólogo japonés, Yuji Yamamoto, ya que la liberalización de los mercados de productos agrícolas es uno de los capítulos más espinosos de las negociaciones del tratado, con ramificaciones estratégicas. Bruselas quiere que Japón rebaje los obstáculos arancelarios a los principales productos agrícolas europeos, como vinos o quesos, y el Gobierno nipón exige a cambio que la Unión Europea haga lo mismo con los impuestos que gravan sus exportaciones de automóviles y de piezas y componentes de la industria automotriz.

La sesión negociadora ha sido programada a tan alto nivel precisamente para tratar de desbloquear los últimos detalles y permitir que los máximos dirigentes de Japón y de la UE puedan anunciar que se ha llegado a un acuerdo en la cumbre bilateral que está prevista para el día 6 de julio. El primer ministro japonés Shinzo Abe es esperado en la capital comunitaria el jueves, aunque según el calendario de la Comisión Europea, se trata de una cita «tbc» (pendiente de confirmación) lo que significa que depende de los avances en las negociaciones. El presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, ya se refirió a estos planes en la reunión preparatoria de la cumbre del G-20 y dijo claramente que daba por hecho que se llegaría a un acuerdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario