Buscar este blog

jueves, 23 de marzo de 2017

60 aniversario de los Tratados de Roma: el proyecto europeo conmemora su fundación en horas bajas

Este 25 de marzo, los jefes de Estado y de Gobierno de los Estados miembros de la Unión Europea se reúnen en la capital italiana para conmemorar el 60 aniversario de la firma de los Tratados de Roma, germen del proyecto europeo. El 25 de marzo de 1957, representantes de Alemania, Bélgica, Francia, Italia, Luxemburgo y Países Bajos firmaron en Roma (Italia) el Tratado constitutivo de la Comunidad Económica Europea (Tratado de la CEE) y el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea de la Energía Atómica (Tratado Euratom). Estos tratados supusieron el germen del actual proyecto europeo, apoyándose en la positiva experiencia de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA), vigente desde 1952 hasta 2002, y abandonando otras opciones en la integración (política) del continente, tras el fracaso de crear una Comunidad Europea de Defensa, en 1954. El Tratado de la CEE preveía la instauración progresiva de un mercado común y una unión aduanera como medios para conseguir la integración económica y superar así las dificultades financieras y políticas tras la II Guerra Mundial. Para lograr esos objetivos, los Estados miembros cedían soberanía a instituciones comunes en cuestiones clave, como agricultura, competencia o política comercial, al tiempo que se obligaban a cooperar y coordinar sus políticas nacionales en otros ámbitos, como la economía y la fiscalidad. Asimismo, el Tratado CEE proclamó las cuatro libertades fundamentales sobre las que ha descansado el proyecto europeo desde sus inicios; es decir, la libre circulación de mercancías, trabajadores, servicios y capitales, además de reconocer el derecho de establecimiento en otro Estado miembro para el ejercicio de actividades económicas. Este Tratado incluía, igualmente, otros principios sobre los que se ha asentado el proyecto europeo, como la promoción de la mejora de las condiciones de vida y de trabajo de los trabajadores, la igualdad salarial entre hombres y mujeres o el fomento del desarrollo regional equilibrado; cuestiones todavía hoy claves en el proceso de integración europea y de plena actualidad en nuestros días. Posteriormente, estos tratados serían completados a través de sucesivas reformas que incluirían en el proyecto común, como la ciudadanía europea, o reforzarían otros pilares anteriormente esbozados, como la política regional y la cohesión territorial equilibrada de las diferentes regiones, dando lugar entre otras iniciativas a la creación del Comité de las Regiones para velar por el cumplimiento de este último objetivo. Este próximo sábado, 25 de marzo, los jefes de Estado y de Gobierno de 27 Estados miembros (todos menos Reino Unido) y responsables de las principales instituciones europeas se reunirán en Roma para conmemorar los muchos logros del proyecto europeo en sus 60 años de andadura, sin olvidar abordar conjuntamente los desafíos a los que hoy se enfrenta. Como afirmara en el Libro Blanco sobre el Futuro de Europa el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, “Roma también debe ser el comienzo de un nuevo capítulo. Tenemos por delante retos importantes, para nuestra seguridad, para el bienestar de nuestros pueblos, para el papel que Europa deberá desempeñar en un mundo cada vez más multipolar. Una Europa unida de Veintisiete debe configurar su propio destino y perfilar una visión de su propio futuro.” Los jefes de Estado y de Gobierno, junto con los representantes de las instituciones europeas, tendrán ante sí la oportunidad de debatir sobre los retos que afronta la UE a corto y medio plazo: seguridad interna y externa, migración, crecimiento y empleo y desarrollo social. Tras la sesión conmemorativa, está previsto que los asistentes adopten una declaración política que reafirme la validez del proyecto de integración europea y exponga una visión de conjunto para los próximos años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario