Buscar este blog

miércoles, 5 de octubre de 2016

La UE acuerda castigar como delito la incitación al racismo y la xenofobia


La Unión Europea ha acordado una norma contra el racismo, tras superar las divergencias entre los 27 estados miembros en el modo de afrontar los prejuicios raciales y la negación del genocidio. La incitación al racismo y la xenofobia serán delito en todos los países comunitarios, aunque con garantías para aquellos donde la libertad de expresión permite esas manifestaciones. 

Después de cinco años de discusiones sobre el límite entre la libertad de expresión y el deseo de acabar con la negación del Holocausto, los símbolos nazis y los ataques por motivos de religión, los ministros europeos de Justicia han acordado en Luxemburgo un texto que prevé sanciones mínimas para luchar contra el racismo y la xenofobia. 

En virtud de la decisión marco, los estados castigarán con entre uno y tres años de cárcel la incitación al odio o a la violencia contra un grupo de personas o uno de sus miembros por su color, raza, nacionalidad u origen étnico. 

Negación del Holocausto 

Las mismas sanciones se aplicarán en casos de 'apología pública, negación o banalización de crímenes de genocidio, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra', definidos por del Tribunal Penal Internacional y en la carta del tribunal de Núremberg. Ello incluye,aunque no se mencione, al Holocausto, como ya prevén las legislaciones de Austria, Alemania, Francia, Bélgica, Polonia y Rumanía. 

Sin embargo, para que el texto fuera aceptado por el Reino Unido, Irlanda y los países escandinavos, que rechazaban cualquier menoscabo de la libertad de expresión, tal comportamiento solo será sancionado si puede incitar a la violencia o al odio contra un grupo de personas. En definitiva, una persona que niege el Holocausto podrá seguir expresando sus ideas en el Reino Unido. 

Polonia, Estonia y Lituania querían que se englobara también a los crímenes estalinistas. Finalmente se ha acordado incluir una declaración que señala que esta decisión marco 'no cubre' los delitos cometidos por regímenes totalitarios, a pesar de lo cual 'el Consejo deplora todos estos crímenes'. 

Castigar las acciones, no las ideas 

El comisario europeo de Justicia, Seguridad y Libertades, Franco Frattini, ha jugado un papel crucial en el acuerdo, al ofrecer a los países reticentes la celebración de una audiencia pública en un país báltico, posiblemente en Riga (capital letona) durante el primer semestre del 2008, sobre los crímenes y represión cometidos por los regímenes totalitarios. 

El acuerdo del Consejo de Ministros de Justicia e Interior incluye la reserva provisional de siete países, algunos de los cuales necesitan la confirmación de sus parlamentos, aunque el caso más complicado es el de Lituania, que había exigido la inclusión de los crímenes estalinistas. 

'Conseguimos aunar el respeto a la libertad de expresión y el castigo a cualquier acción criminal, no las ideas. Vamos a castigar actos,comportamientos, incitaciones a ofender, o matar, de un modo concreto', ha afirmado Frattini. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario