Buscar este blog

lunes, 29 de agosto de 2016

Alemania da por fracasada la negociación entre Europa y EE UU sobre el TTIP


El ministro alemán de Economía y Energía, Sigmar Gabriel, dio ayer ''de facto por fracasado'' el proceso para la firma del tratado comercial entre Estados Unidos y la Unión Europea conocido como TTIP, que se negocia desde junio de 2013. Gabriel, en una rueda de prensa con ciudadanos en la Jornada de Puertas Abiertas del Gobierno alemán, fue el primer político europeo de primer nivel en augurar que esta negociación no tendrá éxito, cuando la posición oficial de Berlín es que hay que intentar que salga adelante antes de final de año.

''Los europeos no hemos querido plegarnos a las demandas americanas. Las cosas, en este frente, ya no se mueven. Las negociaciones 'de facto' con Estados Unidos han fracasado, aunque nadie lo haya reconocido abiertamente'', seguró Gabriel, que ocupa a su vez la vicecancillería alemana, al ser preguntado al respecto y reconoció que, tras catorce rondas de negociación, aún ''no se ha logrado un texto único común'' entre las partes.

El titular de Economía, que defendió el debate interno en su partido ' el Socialista' a favor y en contra del TTIP, se mostró sin embargo favorable al acuerdo comercial con Canadá, conocido por su acrónimo CETA, que describió como el nuevo estándar de lo que debe ser este tipo de tratados.

Alemania es uno de los países donde los colectivos en contra del TTIP han cobrado más fuerza en el último año, pese a que la canciller Angela Merkel ha sido una de las mayores defensoras del acuerdo a este lado del Atlántico. El 17 de septiembre próximo están previstas siete manifestaciones en contra de este acuerdo comercial en sendas ciudades alemanas, que seguirán la línea de protestas masivas como las que se produjeron en abril en Hannover, durante la visita del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, o a finales del año pasado en Berlín, donde se congregaron unas 250.000 personas.

viernes, 26 de agosto de 2016

Bruselas responde a EE UU que no hará excepciones fiscales en favor de Apple



Bruselas se muestra firme frente al Tesoro de EE UU. La Comisión Europea respondió ayer a la acusación de las autoridades norteamericanas de extralimitarse de sus funciones en la investigación que lleva a cabo sobre centenares de compañías, entre ellas las estadounidenses McDonald's y Apple. La tecnológica podría tener que afrontar la costosa factura de una multimillonaria devolución de impuestos 'que JP Morgan cifra en hasta 17.000 millones de euros' por ahorrarse pagos al establecer su sede en países con tasas más bajas. La réplica comunitaria hace uso de una lógica aplastante, recordando algo poco evidente en algunos países de la Unión como Irlanda, Holanda o Luxemburgo: 'Bajo las reglas que rigen las ayudas de Estado en la UE, las Haciendas nacionales no pueden ofrecer beneficios fiscales a determinadas compañías que no estén disponibles para el resto'. Esto es, las normas son iguales para todos.

La compañía dirigida por Tim Cook defiende que no hace nada ilegal cuando utiliza filiales en Irlanda para cumplir con sus obligaciones tributarias, pero para Bruselas está menos claro que el tratamiento que recibe sea compatible con la ley. Si las pesquisas concluyen que las ventajas fiscales de Apple contravienen las normas sobre ayudas de Estado, las consecuencias no dejarán lugar a la duda: 'El Estado miembro en cuestión debería recuperar los beneficios injustamente otorgados', manifestó ayer un portavoz de la Comisión.

Presiones de Washington

Washington presiona para evitar la restitución de miles de millones de euros por parte de uno de sus buques insignia: Apple vale casi600.000 millones de dólares en Bolsa (cerca de 531.400 millones de euros) y es todavía la mayor empresa del mundo por capitalización bursátil pese a que Google está cada día más cerca. Lo hace acusando a la Comisión de actuar como una 'autoridad fiscal supranacional' y criticando que trate de 'imponer recuperaciones de una manera retroactiva, porque eso establece un mal precedente para las autoridades fiscales de todo el mundo'. No es la primera vez que Estados Unidos ha criticado este tipo de investigaciones. En febrero el secretario del Tesoro, Jack Lew, escribió una carta al presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, urgiéndole a reconsiderar la posición del Ejecutivo sobre el tema.

Bruselas contestó con la frialdad del que sigue una hoja de ruta inamovible ya establecida sobre el papel en forma de reglas. 'No hay inquina contra las compañías de Estados Unidos', aclaró en su posición de árbitro y guardián de los tratados.

jueves, 25 de agosto de 2016

¿Cuándo saldrá de verdad el Reino Unido de la UE?

Los datos que se tienen hasta ahora muestran a una economía británica que empieza a encaminarse hacia la recesión. Sectores clave como los servicios, la industria y la construcción han sufrido duros golpes en sus cifras económicas y no será fácil para el Reino Unido mantenerse alejado de ella. Es el impacto del Brexit a corto plazo. Sin embargo, aún queda por descubrir cómo afectará a largo plazo a la economía británica la salida de la UE. Y viceversa. ¿Qué plazos tiene que cumplir el Reino Unido para salir de la UE? La fecha en la que el país se separará realmente de la Unión Europea es aún una incógnita. El Tratado de Lisboa, que es el que establece que "todo Estado miembro podrá [...] retirarse de la Unión", estipula un período legal de dos años para acordar con Bruselas los términos del divorcio y, por tanto, el inicio de las negociaciones. Sin embargo, informaciones recientes apuntaban al hecho de que en virtud del artículo 50 de este tratado, el proceso se podría retrasar hasta finales de 2017. Esto es un año más de lo previsto inicialmente. Si finalmente es así, los británicos no saldrían de la UE hasta finales de 2019. 

¿Quién debe dar el primer paso? El Gobierno de Theresa May es quien debe dirigirse a Bruselas. Sin embargo no lo ha hecho aún. Debe iniciar el proceso de separación invocando oficialmente la legislación comunitaria vigente: el Tratado de Lisboa. Pero la poca concreción del calendario por parte del Ejecutivo de May podría poner en peligro la economía británica. De hecho algunos de los grandes bancos de inversión con sede en Londres ya han mostrado su intención de marcharse del país si no se aclara el panorama post Brexit. Las grandes inversiones también están paradas a la espera de ver qué pasa./¿/Por qué se han aplazado las negociaciones? Todo apunta a que los nuevos departamentos creados por el Gobierno de May para liderar el Brexit -con dos de los tories más euroescépticos, David Davis y Liam Fox, a la cabeza- no estarían listos para empezar a trabajar y ni siquiera tendrían claras las cuestiones claves a negociar con la UE. Incluso habría incertidumbre sobre las conversaciones con los líderes de los Estados miembros, en las que el Reino Unido podría llegar a acuerdos antes de activar el artículo50.

Las elecciones francesas y alemanas -en mayo y septiembre de 2017, respectivamente- también condicionarían la activación del artículo 50 de Lisboa, ya que el Reino Unido quiere saber exactamente con quién se sentará a negociar. 
¿Cómo serán las negociaciones? El Instituto de Estudios Fiscales (IFS) británico estima que seguir en el mercado único de la UE podría impulsar la economía del país en un 4% adicional y, de hecho, eso es lo que seguramente buscará el Gobierno de May. El IFS estudió los beneficios de permanecer en el mercado único en comparación con los de ser sólo miembro de la Organización Mundial del Comercio y aunque salir de la UE liberaría al Reino Unido de la obligación de hacer una contribución presupuestaria de 8.000 millones de libras, la pérdida de relaciones comerciales en el territorio europeo podría bajar sus ingresos fiscales en una cantidad mucho mayor. Pero para salir beneficiados los británicos tendrían que comprometerse a cambio a garantizar la libre circulación de trabajadores, una de las cosas contra las que apeló la campaña del Brexit.

Merkel, Hollande y Renzi piden mayor cooperación migratoria y seguridad en la zona Schengen

Los líderes de Italia, Francia y Alemania coincidieron en que la Unión Europea (UE) necesita de una mayor cooperación en la gestión de la inmigración y en garantizar la seguridad en la zona Schengen. 

El primer ministro de Italia, Matteo Renzi, el presidente de Francia, François Hollande, y la canciller de Alemania, Angela Merkel,mostraron su acuerdo en estas cuestiones en una rueda de prensa conjunta celebrada en el portaaviones Garibaldi de la Marina italiana frente a las costas de la isla italiana de Ventotene, al sur del país. 

Renzi, Hollande y Merkel comparecieron para ilustrar los temas que van a tratar en una reunión que tendrán este lunes con una cena con la que prepararán la cumbre de la UE de mediados de septiembre en Bratislava (Eslovaquia) y en la que establecerán las líneas maestras que debe seguir la UE tras el brexit si no quiere fracasar. 
Ante las incertidumbres que crea la salida de Gran Bretaña de la UE, Hollande señaló que se va a trabajar para "eliminarlas", mientras que Renzi destacó que "Europa no es el problema, sino puede ser la solución". 

En materia de inmigración, la canciller alemana sostuvo que los países miembros deben mostrar una "mayor cooperación europea" en la gestión de la crisis de refugiados y reconoció que el acuerdo firmado con Turquía es "esencial" porque sin la ayuda del país, la UE no puede vencer la lucha contra los traficantes. 

Por su parte, Hollande explicó que es necesario que Europa esté más presente en África con mecanismos de financiación para evitar la emergencia de la inmigración, una idea que desde hace meses pide Italia, que defiende un acuerdo con África similar al alcanzado con Turquía. "Es necesario que Europa se proteja, pero también que acoja a quien se ve empujado a abandonar su país poniendo en peligro su propia vida", señaló Hollande, aplaudiendo el dispositivo europeo "Sophia" que opera en el Mediterráneo para salvar inmigrantes. 

Para el mandatario francés, la crisis migratoria es un asunto primordial para la UE, pero también lo es el de la seguridad. Para Hollande, es necesario construir "un cuadro de protección" y tener "las fronteras vigiladas", un aspecto que -dijo- ya se abordó en la anterior cumbre trilateral celebrada en Berlín y que se seguirá abordando en el futuro. Los problemas del Viejo Continente 

El presidente francés insistió en que es fundamental para la UE garantizar la seguridad en la zona Schengen y pidió "mayores controles", "colaboración" y "recursos" para intercambiar información a nivel informático entre los países miembros, como por ejemplo,citó, el poder investigar a aquellos que realizan propaganda yihadista en internet. 
Para Renzi, que la UE trabaje en "una mayor integración en el sector de la defensa y de la inteligencia" es decisivo, como también lo es que se centre en fomentar las inversiones e incentivar el crecimiento económico, otro de los graves problemas que afronta el Viejo Continente. 

Los tres mandatarios acentuaron que la UE debe "relanzar el crecimiento y las inversiones de calidad", pero también reducir "el paro juvenil". En este sentido, Merkel dijo que favorecer la contratación y dar un "futuro a las personas" es uno de los mayores desafíos de la Unión. La canciller se refirió en un momento de su comparecencia a Italia, que en el segundo trimestre del año ha registrado un estancamiento de su economía, para elogiar las reformas estructurales que Renzi ha puesto en marcha. 
Además, preguntada sobre el Pacto de Estabilidad y la posibilidad de que Italia pueda pedir una flexibilización a los límites comunitarios impuestos sobre el déficit (que son del 3 %), Merkel explicó que el Pacto "ya contiene puntos de flexibilidad", pero que"es la Comisión (Europea) la que se encarga de negociar con los Estados miembros". 
Italia obtuvo en mayo pasado una concesión de la Comisión Europea (CE) "de máxima flexibilidad" sobre el déficit de 2016 que se cifró en el 0,85 % de su Producto Interior Bruto (PIB), equivalente a unos 14.000 millones de euros, reconociendo así los esfuerzos de Roma en la implementación del plan de reformas estructurales y en la realización de inversiones de ajustes. 

A cambio de esta concesión, la CE pidió a Italia un compromiso "claro y creíble" para mejorar sus cuentas en 2017 y que evite una"desviación significativa" de los objetivos de déficit, manteniéndolo bajo el 1,8 % del PIB. "(Italia) continuará con las reformas estructurales y con la reducción del déficit", ha tranquilizado hoy, por su parte, Renzi. 

También en clave económica, Hollande aplaudió el proyecto de inversiones diseñado por el presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, y que lleva su nombre, con el que la UE pretende movilizar inversiones por 315.000 millones de euros, con los que espera crear hasta1,3 millones de empleos y sumar 410.000 millones al PIB comunitario. 

La rueda de prensa se celebró después de que los tres líderes visitaran la isla donde se redactó en 1941 el llamado "Manifiesto de Ventotene", cuyo título es "Por una Europa libre y unida", un documento visionario y precursor de la UE escrito por los italianos en exilio Altiero Spinelli, Ernesto Rossi y Eugenio Colorni.

lunes, 22 de agosto de 2016

Europa intensifica los controles para frenar la llegada de inmigrantes


Alemania ha reforzado su frontera con Suiza y se suma al endurecimiento de registros que Rumanía inició el pasado jueves en sus límites con Serbia

El Gobierno alemán ha endurecido los controles fronterizos en su frontera sur, con Suiza, para contener el flujo de inmigrantes ilegales, según informó ayer el ministro suizo de Finanzas, Ueli Maurer, en lo que para él significa el fin de la política de ''puertas abiertas'' de la canciller alemana Angela Merkel. El Ministerio del Interior alemán confirmó poco después que había ''reforzado'' al personal destinado a la frontera con Suiza, país que también ha tomado drásticas medidas para impedir la entrada de inmigrantes en una decisión que estásiendo estudiada por las organizaciones pro Derechos Humanos por si viola las convenciones internacionales. 

Maurer, entre cuyas competencias figura también el control de fronteras, aprovechó la decisión tomada por Alemania para justificar su propia política antiinmigración, por la que 'devuelve' a Italia a cerca de 1.000 personas al día. ''Está claro que Alemania se ha apartado claramente de su actitud de bienvenida'', declaró el ministro suizo antes de que el Ministerio del Interior alemán confirmara el despliegue de la Policía federal en la frontera.

La decisión tomada por Berlín se suma a la de otros países europeos que han intensificado en los últimos días sus controles fronterizos. Es el caso de Rumanía, que el jueves reforzó el registró de refugiados para impedir la entrada de indocumentados a través de su frontera con Serbia. Y es que desde el cierre de la denominada ruta de los Balcanes, Bulgaria y Rumanía temen convertirse en una vía alternativa para los inmigrantes que desean llegar a los países del centro del continente.

Juncker cree que Turquía no está lista para entrar en la UE


El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, considera que en estos momentos Turquía no está lista ni capacitada para entrar en la Unión Europea porque el país eurasiático no cumple las condiciones de acceso. Así lo dijo en una entrevista que publicóayer el diario austriaco 'Tiroler Tageszeitung', al destacar que la entrada de Turquía en la UE "no se producirá tan pronto». Juncker admite que el Consejo Europeo decidió en 1999 conceder a Turquía el estatus de candidato a la entrada en la UE, lo que "ahora no se puede cambiar de forma unilateral». "Y eso en medio del malestar, que también siento yo, sobre cómo Turquía se ha alejado de su comportamiento ejemplar tras el golpe de Estado (fallido)» del pasado julio, dijo el presidente de la Comisión. 

Tras el intento de golpe del 15 de julio, las autoridades turcas han lanzado una purga masiva en la función pública, el ejército, la magistratura, la enseñanza y la economía contra simpatizantes del clérigo Fetulá Gulén, al que consideran responsable del levantamiento. Más de 5.000 funcionarios han sido despedidos, otros 80.000 suspendidos y unas 20.000 personas en total han sido inculpadas y encarceladas, anunció el miércoles el primer ministro turco Binali Yildirim. 

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, también sugirió que si recibía el permiso del Parlamento, estaba dispuesto a reinstaurar la pena de muerte en el país. "Si Turquía vuelve a introducir la pena de muerte, eso deberá ser sancionado con la suspensión inmediata de las negociaciones», dijo Juncker. "Pero las negociaciones tardarán muchos años (...) por lo que no se debe tratar con inmediatez», señaló. 

Por otra parte, el presidente de la Comisión Europea expresó su optimismo respecto al acuerdo sobre el traslado de refugiados de Grecia a Turquía pueda mantenerse. "Se necesitará un esfuerzo de ambas partes, pero no será la UE la que suspenderá los acuerdos con Turquía en materia de refugiados y no creo que Turquía lo vaya a hacer», dijo.

Solo cinco países de la UE tienen reválidas en secundaria


Casi medio millón de alumnos de secundaria y Bachillerato se enfrentan a partir del curso que viene a una novedad: las reválidas. En el caso de secundaria, España se suma a un grupo reducido con solo cinco países de la Unión Europea 'Portugal, Reino Unido, Italia, Estonia y Malta '. MÁS INFORMACIÓN El Consejo de Estado también pone pegas a las reválidas educativas Más del 80% de los profesores rechaza las reválidas de la LOMCE. 'Las reválidas pueden expulsar a alumnos con cuatro cursos aprobados'

En la etapa siguiente sí son pruebas generalizadas. España tendrá una nueva prueba que sustituye la Selectividad. En 23 sistemas educativos europeos, los estudiantes deben pasar un examen obligatorio que sirve tanto para la entrada al campus como para conseguir el título de estudios postsecundarios. Las primeras reválidas españolas no serán vinculantes. Será en 2018 cuando los alumnos de 4 de la ESO (15 y 16 años) y 2 de Bachillerato (17 y 18 años) deberán aprobarlas para obtener un título que les permita seguir sus estudios. 

En Europa, es más común no pasar ninguna evaluación externa al acabar secundaria, como ocurre en 13 países. Otros ocho realizan pruebas que los alumnos no necesitan aprobar para poder seguir en las aulas y cinco usan reválidas. Mayoritario en Bachillerato 

En la siguiente etapa, la tendencia es justo la contraria. Hay un pequeño grupo de países sin exámenes externos (Grecia, Suecia y parte de Bélgica) y solo Polonia funciona como España hasta ahora, con una prueba similar a la Selectividad que solo afecta a los que quieren proseguir sus estudios en la Universidad pero que no es necesaria para conseguir el título de Bachillerato. En los otros 23países, los jóvenes se examinan tanto para obtener el certificado como poder ir a la facultad (ver gráfico). Estas conclusiones se obtienen tras combinar datos del informe 'PISA 2012: Resultados: /¿/Qué hace que las escuelas tengan éxito?' de la OCDE, con otros más recientes de la red Eurydice y la recopilación directa en Francia, Italia, Alemania, Reino Unido y Finlandia. 

En España, este tipo de pruebas llegan rodeadas de controversia. La rechazan la oposición política, los principales sindicatos docentes,la principal asociación de directores y, según un informe reciente de la Universidad Autónoma de Madrid, hasta el 80% de los profesores. El Consejo de Estado cree que la regulación se ha hecho "con poca participación de los afectados". El riesgo de prepara solo el examen Finlandia revisa sus propias pruebas 

Finlandia es el paradigma del buen modelo educativo en Europa, con resultados brillantes, profesores prestigiados y una normativa estable. En lo que respecta a los exámenes externos, los rechaza en secundaria pero sí los tiene antes de la universidad, como la mayoría de Europa. 

Al final de secundaria solo hacen pruebas muestrales con algunos alumnos y extrapolan los resultados para sacar conclusiones.'Imponer un examen coloca el foco en los contenidos, no en el aprendizaje en sí mismo. Corremos el riesgo de empujar a nuestros estudiantes a esforzarse solo en preparar esas pruebas', explica a EL PAÍS Jouni Kangasniemi, jefe de Desarrollo del Ministerio de Educación de Finlandia. 

En el siguiente nivel, sin embargo, los alumnos hacen un examen de matriculación y las evaluaciones específicas que pueda pedir cada universidad. Esta prueba está en revisión. 'Queremos que sirva para promover el aprendizaje en lugar de solo para memorizar contenidos', añade Kangasniemi. Aspiran a implantarla como evaluación única en los campus y evitar así 'una doble tensión a los estudiantes'. 


El Ministerio de Educación defiende que servirán para 'introducir elementos de certeza, objetividad y comparabilidad de resultados', según señala en el real decreto que las regula, y para 'orientar e informar a alumnos y familias'. La analista de políticas educativas de la Comisión Europea Isabelle de Coster ve ventajas similares. Obtener unos resultados equiparables en todo el país 'permite conocer de forma objetiva las desigualdades existentes entre estudiantes y escuelas y poder remediarlas'. Miyako Ikeda, analista educativa de la OCDE, añade que hay estudios que avalan que estas pruebas pueden mejorar el rendimiento de los estudiantes aunque 'no existen remedios mágicos, por lo que es difícil creer que una sola práctica pueda conducir automáticamente a la mejora'. 

Entre los efectos negativos, De Coster advierte de un asunto que ya preocupa en España con la Selectividad: el riesgo de que los profesores se vuelquen en enseñar a los alumnos para pasar la prueba 'disminuyendo el tiempo dedicado a competencias más amplias' o que excluyan a aquellos con 'peores resultados' para que la nota final del centro mejore. 

En Reino Unido, por ejemplo, los estudiantes dedican dos años a obtener el certificado final de secundaria y, si quiere ir a la universidad, pasarán otros dos preparando las pruebas de acceso. Francia hace un examen no vinculante en secundaria y después el Baccalauréat, creado en 1808, que valida la secundaria general y da acceso a la enseñanza superior. 

Los sindicatos docentes franceses, como la Sgen CFDT, consideran que también allí la enseñanza está demasiado centrada en esta prueba final, en detrimento de la evolución de los alumnos en los tres años previos. El sindicato de directores de centros escolares SNPDEN calcula además que esa evaluación, sumando la organización y las tres semanas de clases perdidas durante el año escolar,supone un coste anual de 1.500 millones de euros. El Ministerio de Educación español ha estimado que la reválida de secundaria costará 2,3 millones de euros y que no habrá costes añadidos con la que sustituye la selectividad. El papel del profesor 

España, como ya hacen otros países como Alemania e Italia, tendrá en cuenta para la nota final tanto el resultado del examen como,en mayor medida, las notas del alumno durante los años previos de formación. Para poder hacer esa media, no obstante, habrá que sacar al menos un 5. En el caso italiano, cuyos exámenes externos están recogidos en la Constitución, no basta el aprobado. Allí se necesita un 60 sobre 100 (o 6 sobre 10 en escala española) para continuar. 

La normativa española otorga un papel secundario en la elaboración de la prueba a los profesores directos de los alumnos, mientras los italianos consultan a los tutores. 'Estas pruebas son muy útiles para descubrir los problemas de los centros y es absolutamente necesario implicar a los profesores en ellas', añade Carmela Palumbo, directora general de Ordenamiento Escolar en Italia. Asegura que hace mucho que estos exámenes, instaurados en 1948, ya no son polémicos en su país. O casi: 'La discusión de cada año es sobre si han sido más fáciles o más difíciles que el anterior'. 

viernes, 19 de agosto de 2016

La Comisión Europea propone a España una nueva subida del IVA

El futuro gobierno español tendrá una tarea complicada por delante. España y Portugal se salvaron a finales de julio del estigma de convertirse en los primeros países de la Unión Europea  en estrenar las multas previstas en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento por el fuerte desvío en el déficit público el año pasado, pero la tregua concedida por Bruselas es solo momentánea. El Ejecutivo español tiene hasta el 15 de octubre para elaborar un anteproyecto de presupuestos del 2017 austero, que refleje el ajuste estructural de medio punto  -el mínimo previsto en el pacto- que le exige Bruselas para el próximo año y que demostrará que la clemencia mostrada por la Comisión Europea, previa mediación de Berlín, no saldrá gratis. Entre otras medidas, la CE ha propuesto a España una nueva subida del IVA y más transparencia en la contratación pública. 

A menos que cumpla y presente medidas no se desbloquearán parte de los fondos estructurales comprometidos para el próximo año -entorno a 1.000 millones de euros- y que pueden quedar en septiembre en el congelador tras el diálogo estructurado demandado por la Eurocámara. 


 
El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, máximo representante de la ortodoxia en el seno del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo, se ha despachado a gusto esta semana contra la decisión de la CE de cancelar las multas a España y Portugal por haber incumplido los objetivos de déficit pactados para el 2015. 

En una entrevista al diario alemán 'Die Zeit', el banquero se muestra a favor de que "las violaciones de las reglas" tenga "consecuencias", y advierte de que la ausencia de sanciones como lo ocurrido en este caso daña el carácter vinculante de las normas. 

En este sentido, Weidmann sostiene que dejar claro que las reglas no son negociables allanaría el camino a los Gobiernos a la hora de cumplir las políticas de consolidación. "En mi opinión, la Comisión y el Consejo Europeo no han sido suficientemente consecuentes", apostilla el presidente del Bundesbank. 

Las críticas de Weidmann ante la ausencia de sanciones a España y Portugal chocan con la postura más flexible del ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, quien había dejado claro que "no se opondría" a una multa cero para España, e incluso jugó un papel decisivo para decantar la opinión mayoritaria de los comisarios en este sentido. 

En la misma entrevista, el presidente del Bundesbank defiende que el resultado de los recientes test de estrés de la Autoridad Bancaria Europea (EBA) a 51 grandes bancos europeos demuestra que las entidades europeas "han reforzado su base de capital en los últimos años" y han reducido sus posiciones de riesgo. 

Además de cancelar una multa que parecía cantada, la Comisión Europea optó a finales de julio por ofrecer una nueva senda de reducción del déficit público algo más suave que la prevista en mayo pasado. Este año, visto el impasse político en el que está inmersa España, Bruselas permitirá al Estado cerrar el ejercicio con un desfase del 4,6% -desde el 5,1% con el que terminó 2015- pero a 31 de diciembre de 2017 el déficit tendrá que situarse en el 3,1% y en el 2,2% a finales de 2018. Dos años extras que también llevan consigo exigencias. 

SUBIDA DEL IVA 

Para hacer realidad este nuevo calendario y el esfuerzo estructural de 10.000 millones repartido en dos años que lleva incorporado, Bruselas sugiere ya el camino a seguir. Por ejemplo, reducir el número de bienes y servicios que se benefician de un tipo de IVA reducido como ocurre con la alimentación, el transporte de viajeros o los restaurantes. Además, la Comisión reitera la necesidad de realizar controles "estrictos" a todos los niveles del gobierno y de reforzar la vigilancia sobre las licitaciones públicas. 

MÁS TRANSPARENCIA 

"El número de malas prácticas que han tenido un impacto en la aplicación de la legislación europea han sido significativas. Los datos muestran que hay disparidades en la implementación de los contratos públicos", alerta la Comisión Europea que critica el hecho de que España siga publicando pocas licitaciones y negociando de tapadillo muchos contratos. "Esto se traduce en menos competencia con implicaciones en un gasto gubernamental mayor", señala el documento de recomendaciones. 

Bruselas basa estos nuevos objetivos en sus nuevas estimaciones de crecimiento. Considera que la economía española avanzará un2,9% este año aunque se frenará en 2017 y 2018 con crecimientos del 2,3 y 2,1% respectivamente. Es decir, el avance seguirá siendo robusto pero con incertidumbres en el horizonte derivadas del proceso del 'brexit' que podría tener implicaciones "para el comercio y la demanda doméstica". 

INFORME DE ESFUERZO 

Junto al borrador de presupuesto, el Gobierno español también tendrá que remitir en paralelo un informe con los esfuerzos presupuestarios necesarios en el que tendrá que detallar los objetivos en materia de gasto e ingresos y concretar las medidas adoptadas para cumplir con las recomendaciones europeas. Solo si ambos ejercicios son satisfactorios y España responde a tiempo,parte de los fondos estructurales comprometidos para el 2017 se verán liberados. Un incentivo suficiente, a juicio del Ejecutivo comunitario, para que Madrid haga los deberes. Aunque no es el único as que se guarda la Comisión Europea. "No es el final de la historia", recordaba hace unos días el comisario Pierre Moscovici. Y es que, si Madrid sigue sin cumplir el siguiente paso será aún más doloroso: una multa automática del 0,5% del PIB o 5.000 millones de euros, aunque la Comisión ya ha explicado que no hay una fecha concreta para ello. En todo caso, es una posibilidad real que pende sobre la cabeza del futuro Gobierno. La última palabra la tiene el Ecofin 

Según el reglamento, una vez que la Comisión Europea cifra la cuantía de la multa ?en este caso la decisión ha sido cancelarla- el asunto pasa de nuevo a la órbita de los ministros de Economía y Finanzas de la UE (Ecofin) que si en un plazo de 10 ?antes del próximo 6 de agosto- no se oponen queda aprobada automáticamente. Y eso es lo que ocurrirá. "Tomamos nota de la decisión y actuaremos en consonancia", dino el ministro eslovaco de finanzas y presidente del Ecofin, Peter Kazimir, tras hacerse público que no habrá multa. Francia e Italia ya han dicho que están en contra de multar a España y hasta Alemania puede vivir sin imponer este castigo. Por todo ello, prácticamente es imposible que se forme una mayoría cualificada de países que pidan la modificación o el rechazo de la propuesta. La decisión, si no surgen problemas, se adoptará por procedimiento escrito. 

El siguiente paso llegará en septiembre. Las comisiones de asuntos económicos y política regional celebrarán un debate sobre la congelación de parte de los fondos estructurales de 2017. El castigo, que debe cuantificar la Comisión Europea, se verá suavizado en el caso español por la elevada tasa de paro y por la recesión vivida en los años anteriores al desvío del déficit público. Aún así, podrían verse afectados entorno a 1.000 millones.