Buscar este blog

martes, 14 de junio de 2016

Los países del Este de Europa exhiben su rechazo a la política migratoria de la UE



Los primeros ministros de los países miembros del Grupo de Visegrado (Polonia, Hungría, la República Checa y Eslovaquia) reiteraron en la cumbre que mantuvieron en la ciudad de Praga su total oposición a la política de la UE en materia de refugiados. Los cuatros países llevan meses rechazando abiertamente que Bruselas abra sus puertas y acoja a refugiados procedentes de países en guerra del norte de África y de Oriente Próximo. En la cumbre de Praga, los cuatro primeros ministros, la polaca Beata Szydlo, el checo Bohuslav Sobotka, el eslovaco Robert Fico y el húngaro Viktor Orban, se pusieron de acuerdo para rechazar las cuotas obligatorias de demandantes de asilo en los países de la UE acordadas por Bruselas. Lo que es sorprendente es que alertaron también sobre la desunión y los peligros del populismo en el marco comunitario. 

Los gobernantes de los países del Grupo de Visegrado, junto con otros como las repúblicas bálticas, Rumanía, Bulgaria y algunos estados de la parte occidental de la UE, han sido los que han utilizado en mayor medida la xenofobia y el populismo en su oposición a la política europea en la crisis de los refugiados, mayoritariamente de confesión musulmana. Los cuatro dirigentes políticos pusieron de manifiesto que "los países del Grupo de Visegrado se expresaron, desde el principio, a favor de solucionar las causas de la migración.Hicimos énfasis en la necesidad de reforzar la protección de las fronteras exteriores de la UE». 

Sobotka se mostró satisfecho ante el hecho de que los cuatro países hayan demostrado que son "capaces de trabajar conjuntamente en la puesta en marcha de proyectos regionales y coordinar una política común de cara a la UE». 


Al finalizar la cumbre de Praga tras tres días de trabajo que reunieron a políticos, diplomáticos y expertos internacionales, la República Checa entregó a Polonia la presidencia rotativa del Grupo de Visegrado. Este grupo intenta hacer de contrapeso al enorme poder que ejercen Alemania y Francia en el seno de la UE. Polonia, debido a su mayor potencial político, económico y demográfico, es el único país de los cuatro que tiene capacidad para ejercer un cierto liderazgo del Este de Europa de cara a los pesos pesados de la Unión. 

La primera ministra polaca, Beata Szydlo, aseguró que "Polonia hará todo lo posible por continuar desarrollando todos los proyectos y programas impulsados por la presidencia checa». Por su parte, el húngaro Viktor Orban dijo que "este ha sido el año más duro de la historia del Grupo de Visegrado, pero esto nos ha fortalecido». A pesar de sus diferencias políticas, los cinco dirigentes coinciden en el euroescepticismo, la xenofobia y el rechazo a los musulmanes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario