Buscar este blog

miércoles, 8 de junio de 2016

La Unión Europea pone precio al control migratorio


La Comisión propone castigar a los países vecinos que no colaboren en la lucha contra la migración ilegal y premiar a los que sí lo hagan

La Unión Europea pretende dar un giro de 180 grados en su relación con los llamados 'países vecinos' de África y Oriente Próximo en lo que ya se ha bautizado como Nuevo Marco Migratorio. Se acabaron los cheques en blanco. Ahora estarán condicionados a que los beneficiarios colaboren de forma estrecha en la lucha contra la inmigración ilegal. El Estado que no lo haga verá reducidas sus ayudas o perderá ventajas comerciales. El botín a repartir son 8.000 millones hasta 2020. Quien colabore se beneficiará de la solidaridad europea. Los nuevos ''acuerdos a medida'' estarán basados en ''incentivos positivos'' (premios) y ''negativos'' (castigos). Son los nuevos eufemismos 'made in UE'. Las reglas de juego han cambiado. Dar para recibir. Simple.I. ZITOUNY/ REUTERS Inmigrantes,detenidos en Trípoli tras intentar emprender la aventura de cruzar a Europa.

El Colegio de Comisarios, reunido ayer en Estrasburgo con motivo de la celebración del pleno de la Eurocámara, aprobó una nueva hoja de ruta de relación con terceros países que ahora debe ser consensuada con el Consejo Europeo (Estados) y el Parlamento. Todo pivotará sobre los flujos migratorios y el esquema utilizado tendrá el espíritu de cooperación que domina el acuerdo entre la UE y Turquía: Ayudas económicas (en este caso hay hasta 6.000 millones comprometidos), guiños políticos (adhesión UE) y beneficios sociales (liberalización de visados) a cambio de controlar mejor las fronteras y combatir a los traficantes de seres humanos para evitar que las aguas del Mediterráneo y el Egeo continúen teñidas de rojo.

Además, se exigirá que colaboren en la recepción de sus nacionales que hayan intentado entrar a Europa y hayan sido expulsados por hacerlo de forma ilegal. Ahora, sólo un 40% de los extranjeros deportados son 'aceptados' por sus países de origen. ''Los acuerdos de readmisión son claves. Si conseguimos que funcionen, calará el mensaje de que no merece la pena ir a Europa saltándose las vías legales'', recalcó un alto funcionario comunitario.

Plan Juncker para África

Como explicaron el vicepresidente primero, Frans Timmermans, y la Alta Representante, Federica Mogherini, el objetivo es que a corto plazo se cierren nuevos pactos con Jordania y Líbano, y para una segunda fase quedarán Níger, Nigeria, Senegal, Malí y Etiopía.''También nos proponemos reforzar nuestro compromiso con Túnez y Libia'', matizaron. ''A corto plazo, nuestro objetivo es salvar vidas en el Mediterráneo, aumentar los retornos de los que no tienen derecho a quedarse y permitir a inmigrantes y refugiados quedarse más cerca de su casa en lugar de emprender un viaje peligroso'', resumió Timmermans, quien alertó de que ''los traficantes han encontrado un nuevo modelo de negocio en el Mediterráneo y no podemos permitirlo''.

/¿/Y cómo suele presionar la UE' Con dinero. Ocurrió con Turquía y Bruselas quiere hacer lo mismo con este nuevo ramillete de países de origen o tránsito migratorio. Cuando se habla de África siempre se habla de resolver los problemas en origen (ayer también), de conseguir que las condiciones de vida en estos países sean lo suficientemente dignas para evitar travesías a ninguna parte. /¿/Y cómo se consigue' Con dinero. /¿/La UE está dispuesta a ponerlo'  y no. La cantidad anunciada por Timmermans es de 8.000 millones hasta 2020, y no serían fondos nuevos. Una partida ridícula para la Europa de los 13 billones de PIB.

Los gestos económicos no terminan aquí, ya que la Comisión propondrá a los Estados un Plan de Inversión Exterior para África. Se trata de una suerte de 'Plan Juncker II' basado en usar 3.100 millones de fondos públicos para que a través de un sistema de garantías tengan un efecto multiplicador de hasta 31.000 millones. Bruselas quiere además que los países pongan otros 3.100 para que la cifra final se eleve a 62.000 millones, la gran mayoría inversión privada. Nada que ver con el 'plan Marshall' predicado por algunos.

Por otra parte, el comisario de Interior y Migración, Dimitris Avramopoulos, anunció, por un lado, una iniciativa a nivel comunitario para ayudar a los Estados miembros ''a fomentar y reforzar sus políticas de integración de los nacionales de terceros países?', y por otro,una reforma del llamado sistema de tarjeta azul, concebido para atraer a Europa a profesionales de terceros países altamente cualificados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario