Buscar este blog

jueves, 26 de mayo de 2016

La estrategia europea detrás de la excelente calidad de las zonas de baño españolas

La Comisión Europea y la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) han publicado hoy el informe anual sobre la calidad de las aguas de baño europeas, el Bathing Water Report 2016.
Hoy se ha publicado el Bathing Water Report 2016, el informe anual que evalúa la calidad de las aguas de baño europeas en 2015 e indica las zonas donde se espera que vaya a ser buena en 2016. El informe pone de manifiesto los esfuerzos europeos iniciados hace cuarenta años por mejorar la calidad de las aguas de baño destacando el valor de la legislación y de los años de inversiones en infraestructuras de tratamiento de aguas residuales y otras medidas para reducir la contaminación.
En 2015, el 96% de las zonas de baño controladas en la Unión Europea satisfizo los requisitos mínimos, y más del 84% de estas zonas alcanzaron el nivel de “excelente”.
La calidad de las aguas de baño es un asunto de grave importancia, ya que la práctica de actividades recreativas como la natación o la contaminación fecal constituye un problema para la salud pública. Nadar en lagos o playas con aguas contaminadas por residuos o drenajes de explotaciones y tierras agrícolas puede originar enfermedades.

Las aguas de baño españolas

Para la realización de este informe se analizaron 2.189 zonas de baño de España, el 89% de ellas costeras y el restante 11% de interior, lo que supone un 10.1% del total de las aguas de baño en Europa. En los últimos años, y siguiendo la tendencia Europea, España ha aumentado en número y porcentaje las zonas de baño calificadas como de calidad excelente.
Desde 2011, se ha reducido en un 1.2% el número de aguas de baño cuya calidad estaba calificada de insuficiente, si bien España es, por detrás de Francia e Italia, el país con mayor número de zonas de baño con esta calificación (el 2.6% de las zonas de baño españolas). Este dato obedece a que son tres de los países que más zonas de baño tienen en Europa.
Porcentualmente España se encuentra entre los países con mejor calidad de sus aguas de baño, con un 83.2% de zonas excelentes, y hasta un 95.9% de zonas con calidad suficiente.
Por regiones, Galicia es la que tiene mayor número de zonas de baño con calidad insuficiente, tanto costeras como de puntos de interior. También encontramos zonas de calidad insuficientes en Extremadura y puntos aislados de Navarra, Andalucía, Baleares y Castilla y León.

Una estrategia europea

La excelencia de las aguas españolas se enmarca en la estrategia europea que se impulsa desde hace cuarenta años, con la adopción de la primera Directiva sobre las aguas de baño.
Karmenu Vella, Comisario Europeo de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca, ha declarado lo siguiente: “El 96% de las aguas de baño europeas son de calidad aceptable y el 84% excelente. Esto es el resultado de cuarenta años invirtiendo en infraestructuras del agua y de las aguas residuales. Es un signo de que la legislación europea está funcionando bien. Y es un testimonio perfecto del hecho de que un espacio económico muy evolucionado, como lo es el nuestro, puede producir normas ambientales igualmente elevadas”.
La calidad de las aguas de baño ha mejorado desde 1991, cuando únicamente el 56% de las zonas de baño alcanzaban los niveles de calidad más elevados. Actualmente, este porcentaje es del 87%. Más del 90% de las zonas de baño de ocho Estados miembros tienen una calidad de agua excelente: Luxemburgo (100% de las zonas de baño declaradas), Chipre (99.1%), Malta (97.7%), Grecia (97.2%), Croacia (94.2%), Italia (90.6%), Alemania (90.3%) y Austria (90.2%)...



No hay comentarios:

Publicar un comentario