Buscar este blog

miércoles, 13 de diciembre de 2017

El "plan Juncker" se rearma e inyectará 500.000 millones hasta 2020

El Parlamento Europeo aprobó ayer el último trámite para que la ampliación entre en vigor el 1 de enero de 2018 
 El Parlamento Europeo, por aplastante mayoría, aprobó ayer en Estrasburgo el último formalismo legal para que el llamado "plan Juncker" alcance más protagonismo y potencia de fuego y llegue a los 500.000 millones de inversión hasta finales de 2020. Son cifras mastodónticas que sin embargo ya no encuentran el eco político y mediático del que gozaron hace apenas dos o tres años, cuando la economía europea marchaba al ralentí. Ahora, se habla mucho de crecimiento y poco del "plan Juncker", una herramienta clave para salir de la Gran Recesión a la que sólo le queda esperar el juicio de la Historia para tener el reconocimiento que se merece.
 "Hemos decidido introducir algunas mejoras en los mecanismos del Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (FEIE) para que sus decisiones sean aún más transparentes y ofreciendo un apoyo técnico mayor a nivel local. El FEIE ya ha ayudado a crear 300.000 puestos de trabajo: mantengamos esta inercia", se felicitó ayer el vicepresidente responsable de Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad, el finlandés Jyrki Katainen.


 La Eurocámara avaló estos cambios con 502 votos a favor, 125 en contra y 19 abstenciones. El ponente de la comisión de Asuntos Económicos, el socialdemócrata Udo Bullmann, recordó que este plan se puso en marcha para contrarrestar una falta de financiación de 700.000 millones en Europa y explicó que esta modificación se produce para "modernizarlo y hacer que llegue a las regiones más necesitadas""Ya se han movilizado 250.000 millones, se han creado 600.000 puestos de trabajo y más de 400.000 pymes han recibido apoyo", señaló el ponente de la comisión de Presupuestos, José Manuel Fernández.

lunes, 11 de diciembre de 2017

XII PREMIO ANDALUZ DE INVESTIGACIÓN SOBRE INTEGRACIÓN EUROPEA

La Red de Información Europea de Andalucía convoca el XII Premio Andaluz de Investigación sobre Integración Europea en el marco de las actividades que realiza, con el objeto de fomentar la investigación sobre integración europea y apoyar a los investigadores/as que trabajan en temas relacionados con la Unión Europea.

Plazo de presentación:

Del 1 de febrero al 15 de marzo de 2018 a las 14:00 h.

Presentación de los trabajos y documentación:

CENTRO DE DOCUMENTACIÓN EUROPEA
Universidad de Granada
Edif. Centro de Documentación Científica
C/ Rector López Argüeta, s/n
18071 Granada

Premio:

Consistirá en una dotación económica de 1.500 euros, diploma acreditativo y la publicación del trabajo con la mención del premio obtenido por la Red de Información Europea de Andalucía.

Información e impreso de participación:

http://www.andaluciaeuropa.com

España, a la cabeza de la Unión Europea en incumplimientos


 Tarde y mal. Así es como viene cumpliendo España con su obligación de trasladar a su legislación nacional las distintas normas que viene aprobando la Unión Europea. En realidad, el problema no es nuevo y desde principios de este siglo 'esto es, los culpables han sido los gobiernos dirigidos tanto por el PP como por el PSOE' el país aparece sin remisión en los puestos más destacados de esa lista negra.

Lo más preocupante es que esa tendencia se ha agudizado en los últimos ejercicios. Y es que si en 2015 ocupaba el segundo puesto por número de procedimientos de infracción abiertos desde la Comisión Europea, en 2016 ascendió al primer lugar de esta lista de señalados por 'Papa UE' como 'hijos remolones' a la hora de cumplir con sus deberes.

En su último informe, España sale bastante mal parada ya que cerró el último ejercicio con un total de 91 procedimientos abiertos «por incorrecciones en la transposición y/o una mala aplicación de la ley europea», lo que equivale a decir que ha hecho mal las cosas respecto a casi un centenar de directivas comunitarias.

No debería servir de consuelo, pero lo cierto es que la poderosa locomotora europea, Alemania, comparte con España el escarnio que puede representar ser el país de la Unión con más procedimientos de infracción vivos, 91 en ambos casos. Les siguen a poca distancia Bélgica (87 casos), Grecia (86), Portugal (84) y Francia (83). Por el contrario, los menos advertidos desde Bruselas son, con diferencia, Estonia (30), Malta (31) y Dinamarca (34).

En 2017 España ha sido advertida en hasta 35 ocasiones de posibles nuevas infracciones, es decir, a una media de tres cada mes y eso sin saber si en lo que resta de diciembre le llegarán más avisos. Entre los expedientes más recientes figura el relativo a la no transposición de la Directiva de este mismo año que desarrolla las últimas reformas regulatorias para el mercado de instrumentos financieros, reglas conocidas como Mifid II. También destaca otro por no aplicar de forma completa la normativa europea sobre blanqueo de capitales, tras expirar el plazo para ello en junio.

No cumplir con las reglas comunitarias ni en la forma debida ni en el momento oportuno le está saliendo caro a España, y mucho en comparación con el resto de los Estados miembros de la UE. Y es que siete de cada 10 euros que ingresan en la Comisión Europea en concepto de multas vienen precisamente de sus arcas públicas.

Según la última estadística oficial de Bruselas 'que recoge las sanciones en el año en que efectivamente recibe el ingreso correspondiente, dado que antes pueden ser recurridas', España ha pagado un total de 53,9 millones de euros solo en los últimos cinco ejercicios. Esa suma supera en 5,4 veces el segundo mayor castigo económico aplicado por la CE, que recae en Bélgica con otros 10 millones.

El tercer puesto entre los socios europeos que más multas han pagado lo ocupa Grecia, con 5,4 millones, seguida de Irlanda con 4,1 millones y Suecia con dos. Por detrás de ellos se acabaron las sumas millonarias y la que aparece es Portugal con solo 388.000 euros.

Los motivos de esas sanciones son fundamentalmente tres: incumplir las directivas europeas, trasladarlas con retraso a la normativa nacional o directamente desobedecer sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión (TJUE). Esto último es lo que le sucedió a España con la reforma del sector de la estiba.

En diciembre de 2014 el TJUE dio la razón a Bruselas, al estimar que en la estiba había monopolio de 'facto'. Pero como el Gobierno no cambió la situación pese a ser expedientada, en 2006 volvió a la carga proponiendo dos multas que llegaron a sumar más de 24 millones. La reforma del sector no se aprobó hasta mayo pasado, pero la admisión de culpa y su «buena fe» concedió cierto indulto a España, reduciendo su castigo a tres millones.

Cuerpo Europeo de Solidaridad: se cumple un año desde su puesta en marcha

Hoy se cumple el primer aniversario de la creación del Cuerpo Europeo de Solidaridad.
En el año que lleva activo el Cuerpo Europeo de Solidaridad se han inscrito en él 42 745 jóvenes de todos los Estados miembros, 2 166 de los cuales han iniciado sus colocaciones en 1 434 organizaciones.
Günther H. Oettinger, comisario de Presupuesto y Recursos Humanos, ha declarado lo siguiente: «Los jóvenes trabajarán en proyectos fundamentales, trabarán amistades para toda la vida y contribuirán positivamente a nuestra sociedad bajo el sello de calidad del Cuerpo Europeo de Solidaridad».
Tibor Navracsics, comisario de Educación, Cultura, Juventud y Deporte, ha declarado: «Estoy encantado de que tantos jóvenes de toda Europa crean en la solidaridad y se comprometan con el voluntariado, la formación o el trabajo para ayudar a otras personas. Un año después de la puesta en marcha del Cuerpo Europeo de Solidaridad, muchos de ellos ya han conseguido cambios apreciables, aportando ayuda y esperanza a quienes lo necesitan. Ahora es necesario adoptar rápidamente una base jurídica y un presupuesto propios para los próximos años que permitan materializar los beneficios potenciales del Cuerpo Europeo de Solidaridad».
Marianne Thyssen, comisaria de Empleo, Asuntos Sociales, Capacidades y Movilidad Laboral, ha añadido: «Participar en el Cuerpo Europeo de Solidaridad no solo es una gran ocasión de mostrarse solidario, también permite a los jóvenes adquirir nuevas capacidades y aporta un valor añadido a su currículum. Espero que se adopte rápidamente nuestra propuesta de refuerzo del Cuerpo Europeo de Solidaridad para que podamos ofrecer aún más oportunidades a la juventud europea.»
Desde la puesta en marcha del Cuerpo Europeo de Solidaridad, los participantes han sido activos en toda Europa. En agosto de 2017, por ejemplo, un grupo de voluntarios del Cuerpo Europeo de Solidaridad llegó a Nursia, Italia, para sumarse a los esfuerzos de reparación de los daños y restablecimiento de los servicios sociales para la comunidad local afectada por los graves terremotos que asolaron la región un año antes. En total, doscientos treinta miembros del Cuerpo Europeo de Solidaridad prestarán apoyo hasta 2020 a los municipios italianos afectados por los terremotos. Otros participantes en el Cuerpo Europeo de Solidaridad trabajan, por ejemplo, con jóvenes de entornos desfavorecidos o con necesidades especiales, con refugiados o con ancianos, desde Róterdam, en los Países Bajos, a Aveiro, en Portugal, pasando por muchos otros lugares de Europa.
La propuesta de la Comisión de reforzar el Cuerpo Europeo de Solidaridad, dotándolo de una base jurídica y un presupuesto propios, y de ampliar sus actividades se debate actualmente en el Consejo y el Parlamento Europeo. El 20 de noviembre de 2017, en el Consejo de Educación, Juventud, Cultura y Deporte, los Estados miembros alcanzaron un acuerdo informal que allana el camino para un acuerdo final con el Parlamento Europeo.

Se pone en marcha el Año Europeo del Patrimonio Cultural 2018

En el Foro Europeo de la Cultura celebrado en Milán hace unos días, se iniciaron las celebraciones relacionadas con el Año Europeo del Patrimonio Cultural 2018.
El Año Europeo del Patrimonio Cultural centrará su atención en el rico patrimonio cultural de Europa, destacando su papel en el fomento de un sentimiento compartido de identidad y la construcción del futuro de Europa
El comisario de Educación, Cultura, Juventud y Deporte, Tibor Navracsics, que ha puesto en marcha de manera oficial el Año Europeo del Patrimonio Cultural, ha declarado lo siguiente: «El patrimonio cultural ocupa un lugar central en el estilo de vida europeo. Define quiénes somos y crea un sentido de pertenencia. El patrimonio cultural no solamente está formado por la literatura, el arte y los objetos, sino también por las habilidades que aprendemos, las historias que contamos, los alimentos que consumimos y las películas que vemos. Debemos preservar y proteger nuestro patrimonio cultural para las generaciones venideras. Este año de celebraciones será una magnífica ocasión para animar a la gente, especialmente a los jóvenes, a explorar la rica diversidad cultural de Europa y a reflexionar sobre el lugar que el patrimonio cultural ocupa en todas nuestras vidas. Además, el patrimonio cultural nos permite comprender el pasado y construir nuestro futuro».
   
Asistieron al acto el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, el ministro de Cultura de Estonia, Indrek Saar, en representación de la Presidencia Estonia del Consejo de la UE, el ministro de Cultura de Italia, Dario Franceschini, la presidenta de la Comisión de Cultura y Educación del Parlamento Europeo, Petra Kammerevert, y 800 representantes del sector cultural y la sociedad civil de la UE.
El objetivo del Año Europeo del Patrimonio Cultural es sensibilizar acerca de la importancia social y económica del patrimonio cultural. Miles de iniciativas y actos en toda Europa ofrecerán la posibilidad de implicar a ciudadanos de todos los orígenes. El objetivo es llegar hasta un público lo más amplio posible, en particular los niños y los jóvenes, las comunidades locales y las personas que no suelen estar en contacto con la cultura, a fin de promover un sentido de pertenencia común.
Los proyectos y las iniciativas realizados en los Estados miembros, los municipios y las regiones de la UE se complementarán con proyectos transnacionales financiados por la UE. Por ejemplo, la Comisión organizará con los Estados miembros las «Jornadas del Patrimonio» como un acto emblemático del Año Europeo del Patrimonio Cultural a fin de iniciar los trabajos sobre un plan de acción a largo plazo de la UE para la cultura y el patrimonio cultural. Se tratará de un seguimiento de los debates de los dirigentes de la UE sobre educación y cultura celebrados el 17 de noviembre en Gotemburgo.

Según una nueva encuesta del Eurobarómetro, 8 de cada 10 europeos creen que el patrimonio cultural no solamente es importante para ellos personalmente, sino también para su comunidad, región, país y la Unión Europea en su conjunto. Una gran mayoría se sienten orgullosos del patrimonio cultural, tanto si está situado en su propia región o país como en otro país europeo. Más de 7 de cada 10 europeos también están de acuerdo en que el patrimonio cultural puede mejorar su calidad de vida. La encuesta muestra asimismo que 9 de cada 10 creen que el patrimonio cultural debería enseñarse en las escuelas. Tres cuartas partes de los europeos creen básicamente que los Estados miembros y la UE deberían asignar más recursos a la protección del patrimonio cultural de Europa.

Bruselas lanza la reforma más ambiciosa del euro desde su entrada en vigor

Es posible que el 6 de diciembre de 2017 sea recordado como el día en el que la Comisión Europea se atrevió a dar el impulso definitivo al euro, que llegó a los ciudadanos el 1 de enero de 2002. Hay revoluciones disfrazadas de evoluciones y ésta puede ser una.

La propuesta presentada es del Colegio de Comisarios de la Comisión -el día 15 la abordarán los jefes de Estado de la UE- e incluye la creación de un FMI europeo (FME) a partir del MEDE, el fondo de rescate actual. También establece varios instrumentos presupuestarios para salvar a países en dificultades y ayudar a los que no tienen la moneda única a realizar las reformas necesarias para acceder al club (ahora son 19 de los 28).Por último, crea un superministro de Finanzas que presidirá el Eurogrupo y tendrá rango de vicepresidente de la Comisión.
En Bruselas, admiten fuentes comunitarias, están hartos de arreglar el tejado mientras las llamas devoran la casa. Buscan un sistema antiincendios eficaz que permita parapetarse de cara a la próxima crisis.
"Ha llegado la hora de que tomemos las riendas del futuro de Europa. El fuerte crecimiento económico actual nos anima a avanzar para velar por que nuestra Unión Económica y Monetaria (UEM) esté más unida, sea más eficaz y democrática y funcione para todos los ciudadanos europeos. El mejor momento para hacer obras es cuando el sol brilla", recalcó el presidente del Ejecutivo, Jean-Claude Juncker.

 El veterano luxemburgués, europeísta convencido y convincente, se juega su legado y ha lanzando un órdago a mayor a una Alemania desorientada como nunca, sin saber muy bien como Merkel resolverá el sudoku para poder gobernar. Junto a Berlín está el grupo de sospechosos habituales, sobre todo una Holanda que jugó con fuego en las últimas elecciones y no está dispuesta a entrar en aventuras raras en la UE para alimentar a los eurófobos.
Esto es, los países acreedores siguen teniendo una gran alergia a compartir riesgos, transferencias fiscales o garantías en común. Por contra, París, Roma y Madrid defienden estas propuestas sin ambages. De hecho, incluso irían mucho más allá, sobre todo el francés Emmanuel Macron, líder del nuevo europeísmo.

La columna vertebral de la propuesta es implementar el FME, algo a lo que la gran mayoría de países está a favor. El diablo, como siempre, está en los detalles. Bruselas, grosso modo, propone que sea la red de seguridad de todo el entramado económico financiero. Propone mantener su capacidad de préstamo en 500.000 millones ampliables y que sea una institución recogida en los Tratados, a fin de darle carta de naturaleza y que el Parlamento tenga capacidad de decisión.

El actual MEDE es una herramienta intergubernamental a merced de las capitales, que no desean ceder esta competencia a la Comisión. Un Ejecutivo que, además, quiere eliminar la obligatoriedad de la unanimidad para algunas decisiones y así dejar avanzar al grueso.


Como objetivos se busca incentivar las reformas estructurales de los Estados, crear un instrumento de convergencia para los ocho países fuera del euro -pensando en el "post-brexit"- y reforzar la unión bancaria. La guinda será "lograr mantener los niveles de inversión en caso de grandes choques asimétricos".

La Unión Europea refuerza su apoyo a la Educación para todos con una aportación de 100 millones de euros

El pasado 6 de diciembre, el comisario para la Cooperación Internacional y el Desarrollo, Neven Mimica, anunció esta contribución para la reposición de los recursos financieros de la Alianza Mundial para la Educación.
Esta nueva financiación se suma a los 375 millones de euros ya comprometidos en 2014 para la Alianza Mundial para la Educación. Este apoyo contribuirá a garantizar el acceso de todos a una educación de calidad de manera equitativa y a promover oportunidades de aprendizaje a lo largo de toda la vida, contribuyendo así al logro de los objetivos de desarrollo sostenible y al deseo de no dejar a nadie atrás.
En esta ocasión, el Comisario Mimica hizo hincapié en la urgente necesidad de que todos los socios trabajen juntos para revertir la tendencia descendente de la ayuda a la educación: "Nuestras acciones realmente pueden marcar la diferencia para millones niñas y niños de todo el mundo que no van a la escuela. Gracias al desembolso suplementario de los 100 millones de euros, más de 25 millones de niños adicionales completarán la educación primaria o el primer ciclo de la educación secundaria.”
En la actualidad, en muchos países, más de las tres cuartas partes de los niños de escuela primaria y secundaria no adquieren las habilidades mínimas de lectura. Para abordar esto, la UE está ayudando, por ejemplo, a hacer frente a la escasez de profesores, reconociendo que África necesitará 6 millones de maestros de primaria adicionales para 2030. Sigue ayudando a los países socios a fortalecer sus sistemas educativos y la responsabilidad mutua de todos los actores involucrados en la provisión de una educación de calidad.

Hasta la fecha, el apoyo de la UE a la Alianza Mundial para la Educación ha contribuido, en el año de referencia 2014, a la matriculación en la escuela primaria de 64 millones de niños más en comparación con 2002. Además, el número de niños que completaron la educación primaria alcanzó el 73% en 2014, en comparación con el 63% en 2002, lo que permite constatar que los esfuerzos de la UE están dando sus frutos.